miércoles, 1 de octubre de 2008

El Modelo Cliente Servidor

El modelo cliente-servidor de un sistema distribuido es el modelo más conocido y más ampliamente adoptado en la actualidad. Hay un conjunto de procesos servidores, cada uno actuando como un gestor de recursos para una colección de recursos de un tipo, y una colección de procesos clientes, cada uno llevando a cabo una tarea que requiere acceso a algunos recursos hardware y software compartidos. Los gestores de recursos a su vez podrían necesitar acceder a recursos compartidos manejados por otros procesos, así que algunos procesos son ambos clientes y servidores. En el modelo, cliente-servidor, todos los recursos compartidos son mantenidos y manejados por los procesos servidores. Los procesos clientes realizan peticiones a los servidores cuando necesitan acceder a algún recurso. Si la petición es valida, entonces el servidor lleva a cabo la acción requerida y envía una respuesta al proceso cliente.

El termino proceso se usa aquí en el sentido clásico de los sistemas operativos. Un proceso es un programa en ejecución. Consiste en un entorno de ejecución con al menos un thread de control.

El modelo cliente-servidor nos da un enfoque efectivo y de propósito general para la compartición de información y de recursos en los sistemas distribuidos. El modelo puede ser implementado en una gran variedad de entornos software y hardware. Las computadoras que ejecuten los programas clientes y servidores pueden ser de muchos tipos y no existe la necesidad de distinguir entre ellas; los procesos cliente y servidor pueden incluso residir en la misma maquina.

En esta visión simple del modelo cliente-servidor, cada proceso servidor podría ser visto como un proveedor centralizado de los recursos que maneja. La provisión de recursos centralizada no es deseable en los sistemas distribuidos. Es por esta razón por lo que se hace una distinción entre los servicios proporcionados a los clientes y los servidores encargados de proveer dichos servicios. Se considera un servicio como una entidad abstracta que puede ser provista por varios procesos servidores ejecutándose en computadoras separadas y cooperando vía red.

El modelo cliente-servidor se ha extendido y utilizado en los sistemas actuales con servicios manejando muchos diferentes tipos de recursos compartidos - correo electrónico y mensajes de noticias, ficheros, sincronización de relojes, almacenamiento en disco, impresoras, comunicaciones de área extensa, e incluso las interfaces gráficas de usuario. Pero no es posible que todos los recursos que existen en un sistema distribuido sean manejados y compartidos de esta manera; algunos tipos de recursos deben permanecer locales a cada computadora de cara a una mayor eficiencia - RAM, procesador, interfaz de red local -. Estos recursos clave son manejados separadamente por un sistema operativo en cada maquina; solo podrían ser compartidos entre procesos localizados en el mismo ordenador.

Aunque el modelo cliente-servidor no satisface todos los requisitos necesarios para todas las aplicaciones distribuidos, es adecuado para muchas de las aplicaciones actuales y provee una base efectiva para los sistemas operativos distribuidos de propósito general.